El 12 de febrero se cumplen dos años de la creación del Club Marabú, efeméride que coincide con la propuesta de este fin de semana, en la que juntan a Coucou Chloé (FOTO DE PORTADA), DJ Idi Bi Star Eterna, Farcer y Drakis Discs DJ. La cita será mañana viernes en la sala Upload de Barcelona y nos sirve de excusa perfecta para charlar con la organización sobre el devenir del Club, con más de 400 socios desde su creación. Lo hacemos además recordando sus horarios para mañana:

 

TEXTO: SHOOK DOWN UNDERZINE | FOTOGRAFÍA DE PORTADA: COUCOU CHLOÉ

LOS ORÍGENES DEL CLUB ¿Qué sería de un aniversario sin balance interno, reflexión sobre el devenir del camino propio y todas esas cosas que hacemos al hacernos mayores? Nuestra charleta con los responsables del Club Marabú no podía arrancar sin un pequeño balance sobre esta primera fase del club, algo a lo que acceden encantados. “Estamos muy contentos sobre el desarrollo del Club. Hemos creado un espacio que se ha convertido en nuestra casa y en la de mucha gente”, algo que se ha hecho manteniendo el pulso firme a la programación. “Hemos arriesgado en nuestra propuesta sin saber cuánto podía durar… ahora miramos atrás y son diecisiete ediciones las que llevamos, pero tenemos ganas de seguir trabajando en la evolución de esta idea”.

Nacido como un proyecto prácticamente sin red, uno de los grandes retos de entrada para el Club fue el de la consolidación, algo a lo que se acercan a golpe de perseverancia. “Supongo que un proyecto así tenía peligro de morir al principio, pero vimos que si seguíamos podíamos convertirlo en un referente. Creo que así ha sido y ya nos han ofrecido desarrollar el proyecto en otras ciudades”, un primer paso para esa lucha por fijar la viabilidad futura del Club, desarrollado ya más allá sobre la idea de celebrar una fiesta aislada.

Llegado a ese punto, toca hablar sobre las claves de esa fidelización de público, otra de las picas de la propuesta. “La única clave que se me ocurre para fidelizar al público es la de cuidarlo. El carnet de socio no tenía ninguna ventaja al principio, y es ahora cuando empieza a tenerla. Los socios pueden entrar gratis antes de la 1:30, tienen descuentos en el club y en las tiendas de Carhartt, nuestro patrocinador. Y luego está la experiencia en sí: cuando la gente viene a la sala Upload tiene la sensación de que está en un pueblo de montaña, pero realmente sólo ha tardado diez minutos en llegar desde el centro”.

LA PROGRAMACIÓN. Sentido vivencial al margen, la programación es otro de los pilares en los que se sostiene Marabú. Grandes nombres al margen, la propia organización se ha llevado sorpresas agradables con según que propuesta. “Nos sorprendió gratamente la respuesta del público ante Nidia Minaj y Oklou, ese día se dio el paradigma de lo que buscamos. Dos apuestas arriesgadas que contaron con la aceptación incontestable por parte de todos los asistentes”, un estímulo para seguir apostando por la alternancia de nombres. “Depende de la edición, miramos la propuesta por su valor no por su origen. Creo que valoramos por igual al talento internacional que el local. Dicho esto, hemos tenido más propuestas locales, hay muchos artistas internacionales que hemos querido traer pero no hemos podido por una cuestión de costes”, concede sobre el trabajo interno de la programación, enriquecida a cada nueva propuesta. “La experiencia mensual en el club nos da cada vez más inputs a la hora de conformar la programación y ordenarla durante la noche. Creemos que se puede pinchar música especial y rara sin renunciar a la pista de baile y eso es lo que buscamos. Somos consciente de que a veces hemos exigido demasiado al público a horas intempestivas e intentamos ordenar la programación cada vez con más sentido dentro de la noche, dejando las propuestas más agradecidas con la pista para las horas centrales del club”.

Sentadas las bases, el futuro no prevee a medio plazo variaciones a gran escala –“de momento no nos hemos planteado hacer nuestro propio festival pero si estaríamos abiertos a programar un escenario dentro de otros festivales”, nos confiesan cuestionados sobre la posibilidad de montar su propio festival-, aunque la inmediatez nos lleva a este fin de semana. “Estamos ansiosos de que llegue el viernes. Más allá de Coucou Chloé, que es el nombre más llamativo, queremos destacar la presencia del Dj Idi Bi Star, un dj senegalés que se ha convertido en un gurú del Dancehall en Cataluña. Por otra parte, FARCED y Eterna son dos proyectos con muy buen gusto, así que creemos que va a ser una gran noche”.

Toda la información del evento en la web de Marabú