El ex miembro de Snowman fue el único de los cuatro miembros de la banda que volvió a sus orígenes, The Darling Ranges, al sur de Perth, Australia. Allí ha compuesto su primer trabajo en solitario, una propuesta muy intimista y empapada de la catarsis que supone volver a un sitio que ha costado años olvidar. El próximo 1 de julio es la fecha escogida para la publicación de Burning Man, un debut que ya ha recibido grandes críticas. Por NORMA SOLANO. Imagen de cabecera de TYSON MILLAR.

  • El debut de Joe McKee verá la luz via Big Ship, el sello independiente londinense.
  • Algunas publicaciones especializadas apuntan ya a este trabajo como de las obras maestras de este 2013.

Joe McKee arrancó su carrera como músico como uno más de los miembros de Snowman. La banda, formada por cuatro australianos, creció en Londres, donde publicaron 2 álbumes. El segundo de ellos, The Horse, The Rat and The Swan, de 2009, fue el trabajo con el que la banda se consolidó, aunque poco después se disolvió.

[youtube id=”MoIod-dqQoE” width=”600″ height=”350″]

Mientras que los otros tres componentes se dividieron entre Islandia y Reino Unido, Joe decidió volver a Perth, tierra de la que también procede una de las bandas del momento, Tame Impala, aunque la obra de McKee poco tiene que ver con la de Kevin Parker y los suyos.

McKee volvió a casa, a las colinas The Darling Ranges, y lo hizo con una serie de canciones ya preparadas. Canciones que hablan de todo este proceso, de su hogar, Londres, y de –tal y como se describe desde Big Ship- “la catarsis que implica el retorno al lugar que has tardado tanto en olvidar”.

Burning Boy es el título escogido para este álbum debut, que recoge 10 temas compuestos por McKee durante este proceso. Su voz de barítono, muchas veces más susurro que voz, y sus melodías, suaves y pausadas, aunque poco convencionales, convierten este trabajo en una especie de manifestación, nostálgica y profunda, de todas estas idas y venidas del autor.

El álbum, grabado junto a un asiduo colaborador del músico, Dave Parkin, y descrito por el sello como un ‘todo’ formado por melodías intrigantes, guitarras delicadas y cuerdas suntuosas, se ve dominado por la voz de McKee, que recuerda a Prefab Sprout. Big Ship lo publicará el próximo 1 de julio.