Clem Snide es una prestigiosa banda de Nueva York que sigue sorprendiendo y creciendo sin perder momento alguno de credibilidad y buen “savoir faire”, presentado en fin como uno de sus mejores avales. Viento al norte y generosa cantidad de discos les avalan para al mismo tiempo darles un buen punto de apoyo para su más que prolongada carrera de sorprendentes 22 años. Hablamos con Eef Barzelay sobre algunas de las constantes de su música. Una entrevista de MAURICI RIBERA

  • Son el enlace perfecto entre alt-country y el indie rock. En todas y cada una de sus letras van más allá del tópico
  • Clem Snide cuenta esta misma semana con incontable fechas, por diferentes rincones de la geografía española para ir  presentando sus últimos trabajos

[youtube id=”1XMznGnC7J0″ width=”600″ height=”350″]

Lo que empieza como comedia acaba como marcha triunfal“. Esta frase puede leerse en el libro Los Detectives Salvajes, de Robert Bolaño, y en la hoja promocional que acompaña la información relativa a la gira de Clem Snide organizada por Houston Party para este mes de Abril. “No fue crear una comedia la intención inicial del nuevo trabajo de Clem Snide, añaden desde HP, aunque “suena como una marcha triunfal“, afirman a continuación, pensamiento que compartimos tras las primeras escuchas del álbum.

Como ya es sabido, Eef Barzelay puso en marcha hace un par de años un interesante proyecto creativo, ofreciéndose a escribir canciones personalizadas a sus fans, a cambio de una cantidad de dinero. De allí surgió Songs For Mary, alguien que nos nadie en concreto y es mucha gente a la vez, “un nombre sólido para cantar, mucho mejor que Heather o Brittany“, resume el propio Eef en las notas del álbum.

Para dar forma a Songs For Mary, el disco que está presentando estos días, Eef se ha hecho acompañado de Mark Nevers a la producción, una asociación de la que han salido buena parte de los últimos trabajos de la banda. “La mayoría del álbum soy yo cantando y tocando en directo“, concluye en las notas de producción a la hora de resumir su octavo disco como Clem Snide, una discografía que completa tanto con su producción en solitario como con el resto de trabajos presentados en paralelo a su discografía oficial.

Maurici Ribera ha hablado con él en la víspera de su gira por España, que prosigue mañana tras su paso por Madrid ayer martes.

Imagen promocional de Clem Snide

Imagen promocional de Clem Snide // Houston Party

 Respecto a trabajos anteriores, quizá lo que más haya cambiado sea el el hecho de hacerse mayor, lo que cambia la perspectiva del álbum

Además de Songs For Mary, Eef ha sido noticia este 2013 por la salida del segundo volumen de Songs We Made, presentado a título personal este mismo curso. Una de las cosas que más nos llamaba la atención del esperado disco de continuidad de Song We Made lo volvíamos a encontrar en la conexión con nombres de mujeres o chicas que se destilan en algunos temas. ¿Lo veía él en cierto modo como un disco conceptual?, les preguntamos de entrada ¿No será que os querías aproximar a la ópera rock?. “Entiendo el concepto y la ironía de la pregunta”, nos responde de primeras. “Creo que adaptándolo a una opera o a un musical de Brodway no funcionaría, pero por probar que no quede…”, añade. “Ahora en serio, me gusta hacerlo personal y usar nombres, luego me doy cuenta de que esos nombres son algo más difuso y más parecido a un ilusión”, concluye para acabar de explicar la estructura vital de sus dos volúmenes, de los que dejamos el segundo de ellos en escucha.   

Entrados en materia, nos centramos en la temática de Songs We Made 2, deseosos de saber si los temas y las letras de las canciones difieren  respecto sus obras anteriores. “No lo creo… Personalmente diría que tal vez yo sea algo mayor que antes, y eso ya determina en cierto modo las palabras y la perspectiva del álbum”, apunta reflexionando sobre su madurez creativa. Una madurez creativa vista también en otro de los temas presentados este curso, el single The Woods, grabado nada menos que en los estudios de la BBC de Londres. “Brian Coxx y su mujer son fans de Clem Snide, hasta el punto de que les hicimos un EP de aniversario. Entonces me lo propusieron e hice el tema para el spot de la radio”, recuerda en declaraciones en exclusiva para Shook Down.

The Woods es, precisamente, uno de los temas que aparecen en su Bandcamp, plataforma en la que Eef Barzelay demuestra manejarse muy bien. “Me gusta, ya que funciona de manera muy ágil y es muy simple de usar”, nos cuenta para resumir su relación con la plataforma, de la que rescatamos el citado tema de The Woods.

Pero, ¿cómo ve Eef la música de Clem Snide? ¿Acepta Barzelay el peso de las etiquetas, sujetas al gusto subjetivo de quien las impone?. “A finales de los 90 entramos en el saco del alt-country, lo que me pareció correcto de entrada”, recuerda para añadir que “en cualquier caso, no me importa mucho como nos clasifique, no creo que sea algo que nos importe demasiado. Simplemente pongo una letra adecuada para mí, y a partir de ahí añado la música y lo grabamos de un modo cálido y orgánico”, algo que encaja con su propósito de no “encasillarme: en realidad nunca sé hacia donde tiraré” , concluye para resumir el modus operandi de su faceta más creativa.

Otra imagen promocional de Eef Barzelay

Otra imagen promocional de Eef Barzelay

Con la gira que arrancó ayer en la Sala Sol de Madrid Clem Snide volvía a España, país con el que la banda parece sentirse muy bien conectada desde la edición de The Ghost of Fashion. “Lo cierto es que España ha sido un país dnde nos ha ido muy bien, nos encanta venir a tocar siempre que sea posible, y con la ayuda de Houston Party hemos conseguido mantener en activo este deseo… las semillas van creciendo en España”, concede para resumir la relación de su música con el público español, un público que en esta gira podrá disfrutar tanto de “temas antiguos como nuevos… y un par de versiones algo más sexis…”.

Lo de temas antiguos nos lleva a preguntarle por uno de nuestros primeros recuerdos de su música. Algunos aún recordamos sus primeros conciertos y festivales en nuestro país, como una edición del FIB, donde sorprendieron al público con su peculiar manera de usar el bajo, tocándolo con un arco, de un modo algo peculiar. “Aquello era cosa del genial Pete Fitzpatrick…”, nos recuerda. “Pero tuvimos, tristemente, un mal divorcio en 2009 después de Hungry Bird, así que creemos que no podréis volver a ver brever el bajo tocado de esa forma”. Por suerte, concluye, “el recuerdo es agradable”, y eso es lo cuenta.

Art-work de Song For Mary, lo último de Clem Snide

Art-work de Song For Mary, lo último de Clem Snide

Fechas Pendientes:

  • 11/04 BeCool, Barcelona
  • 12/04 Intxaurrondo Kultur Etxea
  • 13/04 Civivox, Pamplona
  • 17/04 Wha Wha, Valencia
  • 18/04 Planta Baja, Granada
  • 19/04 Teatro Arteria Campos, Bilbao
  • 20/04 La Lata de Bombillas, Zaragoza