La Doble Fila presentaron este enero su primer largo, Viernes de rencor (Granja Beat). Se trata de una propuesta que juega con los sonidos clásicos del rock añadiéndole un toque urbano basado letras fraseadas que se acercan al terreno del hip hop o de los orígenes del blues. La banda con sede en Barcelona apuesta así por la personalidad propia, y lo presentarán de forma oficial este próximo viernes, 22 de marzo en la sala Sidecar, en un concierto con el que esperan convencer al público de que su fusión funciona. Una entrevista de NORMA SOLANO.

“Un primer disco se vomita. Nuestra intención era que las canciones sonasen reales, sin parches, sin amaños. Llegar al estudio y sacarlo. Rápido.” Así describía la música de La Doble Fila su productor, Fernando Polaino. La banda es fruto de la unión de Pablo Espada, letrista y cantante con claras influencias del hip hop, con el rock que facturan Santi Vaamonde y los hermanos Kiko y Edu Evia. Tras un primer E.P. con el que ellos mismos buscaban su sonido, Canciones Tristes (2011) este mes de enero publicaban su primer L.P., un álbum ecléctico y con sonido urbano titulado Viernes de rencor. Hablamos con Santi y Kiko a pocos días de la presentación de su primer trabajo en Sidecar, y nos contaron los detalles sobre su trabajo y sobre la banda.

Sabemos que Pablo viene del hip hop pero… y los demás?
Santi: Pablo hacía años que había estado en el mundo del rap. Con él nos conocíamos de antes, éramos amigos y decidimos grabar un L.P. Tanto Kiko como Edu como yo habíamos tocado algo de rock, indie, pop…  Bastante alejado del rap. De la mezcla entre las dos cosas surgió La Doble Fila. Era un poco para probar esas canciones que tenía el en su cabeza con nuestra forma de tocar las guitarras y la batería.
Kiko: Él (Pablo) era un indie rockero escondido en un rapero. Él es fan de Quique González (La Doble Fila sale de un tema de Quique), y tenía cuatro ideas que nos propuso probar a Santi y a mi. Empezó de forma casual: Empezamos a grabar, sonó bien, y así surgió.

Hemos visto que la fusión funciona, porque con vosotros así es. ¿Lo imaginábais antes?
K: Como es muy visceral, divertida… Siempre hemos pensado que funcionaría.
S: No había ningún plan de hacer ningún tema, cuando íbamos componiendo algunas salían más en plan rock clásico melódico, otras más fraseadas o más rápidas a la hora de cantar, pero realmente nunca había una idea preconcebida, sino que a la hora de unir una base y una letra era lo que salía. Nos gusta el resultado y queremos que la gente lo juzgue.

¿Cómo fue el proceso compositivo del L.P.?
S: Pablo ya tenía las canciones medio grabadas en una maqueta, y nosotros las ensayamos un par de semanas.
K: Nosotros retocamos un par de cosillas.
S: Sí, grabamos en Rec Lab Estudios en Poblenou, con unas Xibecas un fin de semana y listos.

Con la herencia de las letras de Pablo, está claro que son clave en vuestro trabajo, pero la música también juega un papel importante, verdad?
S: Si, tampoco es que  La Doble Fila consista en una persona que hace rap que se junta con tres músicos. Es un grupo de rock, y en algunos de los temas tiene influencias de la forma de cantar en otros géneros. También conecta con el blues primitivo más hablado, por ejemplo. En realidad es una banda de rock que une distintas influencias.

¿Y cómo llegáis al L.P.?
K: Pablo decidió mandar una maqueta a nuestro productor, Fernando Polaino, y le gustó y como casi todo lo que ha surgido, muy casual, nos dijo de ir a Madrid y grabar el L.P. Fueron 4 o 5 días de trabajo 24 horas.
S: Sí, antes fuimos a Madrid a tocar en una sala para que nos viera y tuvimos mucha suerte de que él quisiera trabajar con nosotros, ya que tiene una gran carrera. Captó nuestra esencia y grabamos el disco de una manera muy clásica, tocándola en directo.

Y esos temas habían ido surgiendo ya?
S: Sí, eso fue desde mayo de 2011 hasta junio de 2012. Fueron saliendo todos los temas con diferentes procesos, algunos los hacía Pablo con la guitarra en casa, y los grabábamos, otros los hacíamos en el local… hasta que salió el disco en agosto.

Es posible que eso se refleje en que cada tema tiene su propia personalidad…
K: Sí. Además, yo soy un poquito más rockero, Santi es más indie, Edu es más de baladitas… Eso hace que el disco tenga mil estilos.
S: Sí, quizá nuestro denominador común es el rock clásico americano, con aires country y blues, pero queremos dar un paso más allá para conseguir una entidad propia, darle una vuelta de tuerca a esos sonidos clásicos para que suene actual y que junto  a la forma de cantar y las letras de Pablo, le da un aire urbano que al final es lo que puede ser atractivo para la gente, no reproducir sonidos clásicos porque si. No resultaría si cada uno de nosotros no aportara algo en el proceso creativo.

Y conseguís así algo que no se está haciendo ahora en la escena estatal.
S: Puede jugar a favor o en contra, pero sobretodo nos sirve para enganchar a gente que no está habituada a ese estilo de música.

A parte de los estilos musicales, están los temas de las canciones. Hay desamor, hay denuncia social…
S: Hay algunas de Pablo que son mucho más concretas, más personales porque hablan de su experiencia, como Chica Mala o Diógenes, y luego hay otros como Cinco Días que tiene un tono más combativo, aunque fue poco pretendido. Era uno de los temas que terminamos justo antes de ir a grabar y lo quisimos añadir como una pincelada a un disco que tenía esa fuerza, y quedó ahí esa referencia inevitable.

[youtube id=”x1H6NJpgUfg” width=”600″ height=”350″]

Presentasteis el disco en Costello, pero habéis estado en varios locales de la geografía española… Cómo os veis en los directos?
S: La gira empezó el 1 de marzo en Costello, aunque el año pasado habíamos tocado de forma esporádica, para rodarnos, pero ahora está más armado, es todo más sólido. En Costello, que era muy simbólico fue muy bien. Empezamos con buen pie.

Un momento de la actuación en Costello // Cöco Käfer

Santi y Kiko en un momento de la actuación en Costello // Cöco Käfer

Y como esperáis la puesta de largo en Sidecar?
S: Con ganas!
K: Con ganas, y  aún más porque también hace tiempo que no tocamos aquí.
S: Sidecar es una sala muy simbólica de la ciudad que esperamos que se llene.

Os gusta vuestra música en directo?
S: Conecta muy bien con el espíritu de la calle. Hay un poco de complejidad, sin ser pedante, hay que intentar que se entienda bien la voz, pero intentar que haya un poco de sofisticación de la calle. Nuestra banda es de directo, nace del directo. Y Kiko nos deleita con su virtuosismo. (risas)
K: El disco fue grabado en directo para que sonara así, lo que está en el álbum es lo que vas a ver en directo.

Para terminar, planes pare este 2013.
K: Hay varios proyectos, y de momento estamos un poco abrumados porque todo es muy positivo.
S: Nos quedan presentaciones en Vigo, Donosti… Y seguir en verano y en otoño. La música hoy en día es tocar, y ese es nuestro objetivo, que la gente venga a los conciertos.