The Lovely Bad Things publicaban ayer en el mercado USA su Lp de debut, con el que culminan una ascendente carrera que tenía hasta la fecha en New Ghost Old Waves, presentado en el pasado Primavera Sound, su gran pico emocional. Ahora, con The Late Great Wathever, ratifican todo lo insinuado con anterioridad. Por RUBÉN IZQUIERDO

  • Primer LP para The Lovely Bad Things, meses después de su paso por Barcelona para presentar New Ghost / Old Waves
  • La banda presentó hace algunas semanas los primeros avances del álbum con Fried Eyes, EP disponible en su bandcamp integrado por tres temas

[youtube id=”TQ_D_pMmFqY” width=”600″ height=”350″]

No explicamos nada nuevo si señalamos a The Lovely Bad Things como uno los grupos que más escuchó una parte de esta redacción el pasado curso. Su visita al pasado Primavera Sound, donde actuaron en el escenario Adidas ante una cincuentena de personas y la simpatía natural de la banda nos ganó para siempre, descubriéndonos una carrera que incluía ya una publicación notable, como lo era su destacadísimo primer EP, aquel New Ghost Old Waves que se coló por méritos propios en nuestras listas de lo Mejor de 2012.

Desde entonces los angelinos no han parado. Residencia fija en The Echo -una de las salas de culto de Los Angeles, punto neurálgico de muchas cosas y todas buenas- y presentación de un EP previo que hizo las veces de enlace entre el (genial) New Ghost/Old Waves y el ahora presentado The Lake Great Wathever.

Así las cosas, Fried Eyes EP incluyó algunos de los temas que conformar el esqueleto central de su primer largo, trabajo que culmina esta primera etapa de su carrera y que les sitúa, definitivamente, como una de las nuevas bandas a tener en consideración de la emergente escena californiana. The Late Great Whatever es en este sentido más ambicioso que sus trabajos previos presentados hasta la fecha.

¿El resultado? 12 temas que amplían considerable el repertorio de los Lovely, corrigiendo y ampliando todo lo bueno insinuado en Fried Eyes en un proyecto largamente acariciado, presentado con el encanto natural de la banda. ¿La prueba? Su ingeniosa nota de prensa en la que quedan resumidas las líneas maestras del lanzamiento, que dejamos a continuación respetando su versión original:

Not one but two Star Wars references on the tracklist, Bigfoot on the cover, a shout-out to Macho Man Randy Savage and a relentless collection of the strongest songs The Lovely Bad Things have ever done. Produced by Jon Gilbert in the studio built and run by Crystal Antlers’ frontman Jonny Bell, this is a record by a band who’ve developed a telepathic language of their own, with songs that stop and start and turn inside out in ways you just can’t play unless you know exactly what everyone else in the studio with you is thinking.

Como explican ellos mismos, The Late Great Whatever cuenta con produccion de Jon Gilbert y mantiene la esencia juguetona e innegociable de su propuesta anterior, la misma que nos cautivó con su poderosa frescura, apoyada en hits a reivindicar como las estupendas Ice creeps o Dinousaur song, retales de un trayecto que mantienen intacto, y del que rescatamos ahora los tres temas reunidos en el EP Fried Eyes.

El disco está editado por Volcoment -cuyo catálogo puede consultarse aquí- y puede reservarse ya en edición vinilo en la web del grupo. Escucha el álbum a través del estreno en streaming lanzado por Impose: