En su primer año de vida Hidden Track se ha apuntado varios tantos, también como sello discográfico al uso. Más allá de esa faceta de “sello de sellos” con el que ha contribuido a la difusión de pequeños sellos locales del área de Barcelona, Hidden ha editado sus propias referencias, y ahí queda la calidad de trabajos como ‘An Edible Body’ de Wind Atlas o el ‘A Drastic Mistake‘ que hoy nos ocupa, de The Crab Apples. De este potente cuarteto hemos hablado ya en varias ocasiones, y lo único que podemos añadir ahora es que su notable progresión dentro del circuito local es del todo merecido. Tras haber compartido escenario con proyectos como Nada Suf ,L.A. o, poca broma, The Beach Boys, The Crab Apples afrontaban con este nuevo trabajo el bonito reto de la consagración, y el resultado es del todo satisfactorio.

Podría apuntarse que en su nuevo disco el cuarteto integrado por Carla Gimeno, Laia Alsina, Laia Martí y Mauro Cavallaro aúna y compila destellos de sus trabajos anteriores, entregando un largo intenso -“canciones que hablan de contradicciones y errores“, con producción de Lluís Cots y Xavier Friedrich (Grushenka), con quien vuelven a colaborar. Con varios conciertos realizados ya en diferentes puntos del territorio, The Crab Apples formarán de la partida en el próximo Primavera Sound o del Vida Festival, y siguen quemando etapas para una consagración del todo merecida, que nos regala perlas del calibre de ‘Open your mind‘, que dejamos disponible aquí.

Texto: R. IZQUIERDO | Fotografía cedida por HIDDEN TRACK

Este es vuestro segundo largo, y el disco señala en parte el importante crecimiento respecto a ‘Right Here’. ¿Cómo se vive desde dentro una evolución tan marcada?

Pues aunque sabemos que ha habido una evolución, la verdad es que nosotros no hemos sido plenamente conscientes de ella. Es decir, no la buscábamos expresamente, así que ha sido un proceso muy natural que ha ido muy ligado a nuestro crecimiento también como individuos y músicos. Las canciones del primer disco las escribimos cuando éramos menores de edad… es normal que ahora ya no nos preocupen las mismas cosas y que tengamos otras inquietudes sonoras.

Echando un poco la vista atrás. ¿Dónde os veiais a medio plazo tras sacar vuestro primer disco? ¡No sé si abrir para Beach Boys entraba dentro de vuestros planes!

¡Uf! Seguramente lo que nos apetecía más en ese momento era tocar en muchos directos. Cuando se nos presentó la oportunidad de grabar un disco creo que lo primero que pensamos es que eso nos abriría muchas puertas en cuanto a salas, ciclos y festivales. La verdad es que en ese sentido no nos podemos quejar, hemos subido a muchos escenarios de todo tipo y, evidentemente, ¡telonear a los Beach Boys fue increíble!

El EP previo a la salida del álbum, Hello Stranger, ya funcionó muy bien. ¿Recordáis algún concierto en concreto que os hiciese ver que la respuesta iba a más?

Con la salida del EP sí que nos dimos cuenta de que estábamos llegando a un nuevo público que tal vez no nos había escuchado con el disco debut. Evidentemente eso nos motivó muchísimo porque todo lo hacemos siempre con muchísima ilusión y para nosotros el nuevo sonido que estábamos experimentando con Hello Stranger era todo un desafío que esperábamos que pudiera gustar.

Imagino que un punto importante habrá sido la intensísima labor que habéis llevado a cabo en el directo. Para bandas que lean esta entrevista y estén preparando sus primeros bolos: ¿algún consejo a la hora de empezar?

Nosotros no somos un grupo que prepara grandes espectáculos ni parafernalias para sus bolos. En ese sentido somos bastante “tradicionales”. Nos fijamos mucho en el orden del setlist y en qué queremos transmitir al público en cada momento, somos sólidos y enérgicos. En general cuando acabamos un concierto la gente nos dice que se nos ve pasarlo bien, que lo disfrutamos; y así es. Eso es lo básico, cuando lo disfrutas sobre el escenario, lo disfrutan también en el público.

Supongo que tras más de cuarenta bolos costará escoger uno, así que no os haré elegir solo uno. ¿De qué concierto estáis más orgullosa y cuál os hizo más ilusión realizar?

Cada concierto tiene su qué. Tal vez los que nos enorgullecen más ahora mismo son los de presentación de ‘A Drastic Mistake’, porque detrás hay mucho curro. ¿El que nos ha hecho más ilusión? Puede que el que hicimos el otro día abriendo para Sidonie en el Let’s Festival. Poder compartir esa noche tan especial del inicio de su gira de 20 años fue una pasada. Y, además, dimos un bolazo, estuvimos pletóricos.

‘Hello Stranger’ os posicionó de manera destacada, abriéndoos las puertas al Primavera als Barris del año pasado. Este año volvéis al festival para formar parte de la programación oficial, y además lo hacéis defendiendo vuestro nuevo largo ‘A Drastic Mistake’. ¿Qué novedades ha habido a nivel de producción?

A nivel de producción hemos seguido bastante en la línea de Hello Stranger. Las canciones las trabajamos muchísimo en el local de ensayo, luego hicimos unas primeras maquetas con Xavier Friedrich en su estudio Binary Emotions Records (en aquel momento ya hicimos algunos arreglos y tomamos varios apuntes) y luego entramos a grabar con Lluis Cots en los estudios Nautilus.

El disco es una de las primeras referencias propias de Hidden Tracks. Imagino que con Louise trabajaríais en la elección del single y demás. Más allá del impacto de ‘Open your mind’ en redes (más de 100.000 visitas en Spotify), ¿creéis que representa el sentido del disco? Personalmente creo que lo capta muy bien…

Cuando Louise entró a formar parte de nuestra familia ya habíamos decidido que Open your Mind iba a ser el single y, de hecho, ya habíamos grabado el videoclip. A ella le pareció genial desde el primer momento y básicamente hubo una conexión muy buena entre nosotros y ella, tanto a nivel musical como de forma de trabajar. Para nosotros la elección del single no fue muy difícil. Antes de entrar a grabar ya nos habíamos planteado que fuera Open your Mind, pero una vez tuvimos la mezcla ya no dudamos ni un segundo. También creemos que nos representa en muchos niveles y a parte nos pareció que encajaba muy bien para dar el pistoletazo de salida al disco.

The Crab Apples, en una imagen promocional | Laia Flynn

Antes hablábamos del directo y lo cierto es que tocasteis mucho antes de la grabación del disco. Al margen de eso leí el otro día en una entrevista que le habéis dedicado muchísimas horas de local al disco. El hecho de que haya variado la manera de trabajar las canciones, ¿os ha fortalecido como banda? ¿En qué aspectos creéis que se notan para mejor esos cambios?

En general creo que siempre hemos sido una banda que se toma muy en serio las horas en el local. Es en esos momentos cuando pueden surgir buenas ideas a partir de improvisaciones y, a veces, hasta de errores. Puede que esta vez aún haya sido más el caso, pero la cuestión es que somos una banda que aprecia y valora el trabajo en equipo, cada uno aporta su parte y eso al final también se traduce en la grabación, pero sobre todo en los directos. Encima del escenario se hacen palpables las horas de trabajo conjunto en el local.

A nivel de sonido creo que es vuestro trabajo más expansivo, sin que se renuncie por ello al estilo propio. ¿Qué rol jugaron Lluís y Xavi en la grabación del disco?

Ambos han tenido un papel súper importante en esta grabación. Con ellos es un verdadero placer trabajar desde la producción hasta la postproducción. Es toda una aventura, porque valoran nuestras ideas y las fortalecen, pero a la vez nos aportan un montón de ideas y conocimientos.

Con Xavi habéis colaborado en varias ocasiones, como por ejemplo en el single de ‘Sacha’. ¿Qué importancia le dais a tener un grupo de trabajo más o menos cohesionado?

Para nosotros es muy gratificante poder trabajar con gente cercana a nosotros geográficamente. Xavi vive y tiene el estudio en Parets del Vallès, que és un pueblo muy cercano al nuestro. Es maravilloso saber que te rodea gente tan válida, tan creativa y tan resolutiva. Por otro lado, Laia Flynn, fotógrafa, e Ibie, filmmaker, son de nuestro pueblo y mola mucho hacer proyectos con ellos.

El tratamiento visual siempre ha sido importante en el grupo, como cuando sacasteis el zine diseñado por Laia Alsina. En esta ocasión hay varios elementos girando alrededor del “error”. Tal y como explicabáis en la entrevista que comentaba antes, partís de la figura del kintsugi para realizar una ofrenda. ¿Cómo fue todo aquello? ¿Retomaréis la idea de ir sacando fanzines?

La técnica del Kintsugi la conocimos durante el proceso de conceptualización del álbum y vimos que era un resumen fantástico de lo que queríamos transmitir. Los errores te complementan, las cicatrices son bellas y todo esto te hace ser quien eres. En cuanto al fanzine, de momento no tenemos pensado sacar ninguno, no nos apetece repetir este formato. Tenemos ganas de hacer más cosas y de darle más formas a “A Drastic Mistake”, pero ahora estamos muy centrados en preparar los directos.

Hablando de la puesta en escena en directo, ¿cómo habéis preparado el setlist que pusisteis en marcha en Razz presentando el disco?

El directo que estamos presentando ahora es un concierto de estar muy arriba casi todo el rato. En el tema dos ya estamos cansados físicamente porque lo estamos dando todo, así que os podéis imaginar como terminamos de agotados y felices los conciertos después de 14 temas, porque por muy cansados que estemos, la energía no desfallece.

Hace unas semanas tocasteis con Medalla en la Jazz Cava de Vic. ¿Con qué grupo os sentís más afines? ¿Veis una escena más o menos consolidada en Barcelona?

La verdad que en Barcelona hay una escena de garaje y pop-punk con grupos como Medalla, Heather, Mourn, Yummi Yummi HipHop, Mujeres, Aloha Bennets, Keems, Grums, Pane… que son geniales y nos llevamos bien con muchos de ellos, pero no nos sentimos super cercanos a ellos estilísticamente hablando. La verdad es que aún nos sentimos un poco desencajados de cualquiera de las escenas musicales de por aquí. Pero nos intentamos llevar bien con todo el mundo y conocer otras movidas es muy interesante.

Escucha a Drastic Mistake de The Crab Apples en Bandcamp: