MUSELESS – DICHOTOMIC HISTORY (LUUP RECORDS, 2017)

La progresión de  Museless a lo largo de estos últimos meses ha sido brutal. Habitual en el ciclo de festivales de este verano, y en plena línea ascendente en el reconocimiento de crítica y público desde su exitoso paso por el Primavera Club del año pasado, el proyecto musical de Laura Llopart se ha convertido en uno de los buques insignia del sello afincado en Barcelona Luup Records, con permiso de su compañera de escudería PAVVLA, con la que ha protagonizado un ascenso en paralelo, que ha contribuido para hacer de Luup uno de los sellos del momento en el circuito barcelonés.

Tras la salida del notable Grey Boy (Luup Records, 2016), del que hablamos aquí, Llopart ha ido presentando algunos de los singles de su Dichotomic History (Luup Records, 2017) a lo largo del primer semestre del año, para terminar editando su primer largo coincidiendo con su paso por Primavera Sound, tomando un escenario del simbolismo de Pitchfork en la presentación oficiosa de uno de los discos electrónicos de la temporada en clave local. Asumiendo riesgos cuando, fijados los focos, seguramente le valía con una propuesta más accesible, Llopart escogió el camino más difícil para su primer largo, sellando con nota un atrevido paso adelante del que sale vencedora y reforzada con un largo que derrocha sentido autoral, ampliando así un discurso cada vez más propio, con el que empezó a cimentar el reconocimiento adquirido estos últimos meses ya desde su EP de debut.

Charlamos con ella en vísperas de su paso por el Festigàbal, plaza seguramente inimaginable para ella hace un año, asumida con merecimiento en su año más especial.

TEXTO: R. IZQUIERDO | FOTOGRAFÍA DE PORTADA: MARTA BALLESTA

Dichotomic History es tu primer largo, y apunta ya a uno de los trabajos electrónicos de la temporada. Más allá de felicitarte por el resultado del disco, quería pedirte un pequeño balance al 2017 que llevas. ¿Te esperabas un curso así?

No esperaba nada en concreto, creo que esto es bueno, porqué cualquier resultado puede satisfacer al sujeto.

¿Qué peso ha tenido para ti en este primer año de dedicación intensa al proyecto el hecho de haber girado tanto? Exponerte al público desde el inicio, ¿ha sido un estímulo a la hora de dar forma al proyecto?

Aún ando acomodándome en todo este universo tan revoltoso que es el de la música, así que creo que aún voy a tener que acostumbrarme a más objetos que pesen en mis espaldas, o eso espero. Una vez que tu proyecto sale a la luz es vulnerable a la exposición y pienso que en mi caso se está generando un relación de comensalismo por mi parte.

Hace poco un colega periodista me comentó algo sobre tu música en lo que no había caído, en lo que estoy en parte de acuerdo. Me comentó que tenía mucho mérito el hecho de, justo cuando empiezas a ser conocida dentro del circuito, presentes un disco tan compacto. Siendo lo fácil caer en algo más accesible has mantenido la apuesta de tu primer EP bien alta. ¿Qué es lo que te mueve como creadora?

La creación, poco más. A veces puede ser difícil mantenerse aislada, pero juego con ventaja puesto que no tengo nada que perder.

Coincido con varias reseñas, pienso sobre todo en la de Beat Burger, a la hora de destacar la solvencia del álbum en lo que no deja de ser un LP. Teniendo en cuenta que fuiste presentando temas coincidiendo con los conciertos de presentación del EP, quería preguntarte por el tiempo que te ocupó la composición del álbum. ¿Hubieron muchas diferencias respecto a la cocción del EP?

Son casi el mismo disco si lo entendemos como una obra que se ha gestado en un momento vital en común, se podría decir que empecé a crear con Grey Boy y no paré hasta ‘The missing lack’. Todo esto en un año y medio, interceptado por medio año de conciertos mensuales que he usado a modo de “musas”.

Antes de la salida del disco publicaste hasta seis avances del mismo en seis medios diferentes, lo que expuso buena parte del tracklist final antes de su salida. Teniendo en cuenta que salieron en un momento en el que la atención mediática crecía, ¿sentiste nervios o ansiedad por revelar todo el álbum? ¿Cómo has llevado el aumento de las expectativas según dabas conciertos?

Es inevitable sentir miedo. Somos humanos. Tenemos miedo al fracaso, pero sobretodo miedo a defraudar cuando te expones a terceros a los que esperas su valoración de tus creaciones. en realidad despejar medio álbum antes de sacarlo fue una estrategia para mi. Estoy tranquila y satisfecha.

El hecho de haber hecho una presentación tan extensa a nivel de avances imagino que te ayudaría para ver en qué facetas hay una mejor respuesta. ¿Algo que te haya sorprendido en ese sentido?

Cuando menos te lo esperas y con lo que menos te lo esperas, brota algo. Sí: es lo típico que se dice, aquella canción que pensabas era un error resulta ser la más querida.

Tu primer EP tuvo un sentido narrativo muy marcado, en el sentido que contaba una historia en cierto parte lineal. En varias reseñas se ha destacado eso, tu facilidad para vertebrar historias a través de la electrónica. ¿Qué peso le das a tu yo autoral esa capacidad para narrar historias?

Me encanta escribir, aunque no lo hago casi nunca, lo mismo que leer: me apasiona, pero me cuesta encontrar una rutina para mantener el hábito. De todas formas creo que estas ganas de leer y escribir se acaban traduciendo en contar historias a través de algo que me divierte y me motiva, que es la música interpretada mediante instrumentos electrónicos.

Se mantiene el sentido audiovisual y artístico derivado de tus colaboraciones con Enric Sant. ¿Consideras ya Museless un proyecto multidisciplinar? ¿Toma todo su sentido con las visuales?

En lo referente a los espectáculos la intención es que así sea. En lo referente a la producción musical continua siendo un proyecto en solitario, que toma forma artística, entonces sí, multidisciplinar, con Enric y otros artistas.

Uno de los puntos que sorprende del disco es su sentido ecléctico. Es un disco electrónico, sí, pero abundan los matices y las diferenciaciones entre temas. ¿Era importante para ti ampliar esa paleta de sonidos y colores? ¿Qué criterios seguiste para ordenar el tracklist?

No recuerdo al pie de la letra el procedimiento que seguí para ordenarlos, aunque seguramente el criterio fue mantener el juego combinativo entre cara A y cara B tal y como había estado haciendo hasta ahora con las publicaciones mensuales. Tomé un eje, posicionando a Última Guardia en la 7ª del disco por recomendación “casi supersticiosa” por parte de algún experto (Aleix).

Dentro de la cascada emocional del disco hay espacio para temas enfocados a la pista y otros más contenidos. ¿Lo consideras un disco emocional? ¿Con qué vertiente te identificas más?

Es un disco introspectivo que intenta mantenerse puro en este sentido, sin cuestionarse demasiadas argumentaciones ni aplicaciones del mismo.

El tramo final tiene un cierto sentido cinematográfico, e incluye la píldora seguramente más épica de todo el disco, ‘477’. No té preguntaré por tu canción favorita porque eso es algo muy personal, pero sí que me gustaría qué tramo del álbum te exigió más. ¡Personalmente lo considero un tema muy poderoso, muy exigente!

Esta misma que tu mencionas, fue la más difícil de culminar, puesto que aunque no lo parezca es muy delicada en términos de producción, costó llegar al objetivo, a conseguir que sonara como mi mente la concebía. Pasó algo parecido con Hybrid.

Volviendo un poco a tus orígenes, en las notas promocionales de Luup Records se realiza un breve repaso a tu trayectoria discográfica, incluyendo el período formativo. ¿qué recuerdas de tus primeras canciones como creadora? ¿Qué peso le das a tu trayectoria profesional el poso de aquellos días?

Creo que sigo siendo la misma niña que maquinaba inventos debajo del piano de mi madre, solo que con más recursos y más estratégicas. Sigo la misma pauta, la de la niña que es curiosa y no le asusta un papel en blanco.

De la época más o menos experimental de tus años universitarios no sé si viene el sentido ecléctico que has desarrollado después. ¿Te consideras una autora autodidacta?

Totalmente. Desde los primeros días en la escuela de música o en casa del profesor de piano ya veía que lo mío no era el seguir una partitura. Me aburría.

Voy acabando. Aquí un espacio para que añadas lo que consideres, que siempre nos dejamos cosas interesantes por preguntar.

Ahora mismo tengo en mente mil proyectos para Museless, que no se muy bien como llevarlos a cabo, puede ser peligroso, en el buen sentido espero, si los mezclo todos y los agito enérgicamente, puede que salga algo interesantemente mareado.

Escucha Dichotomic History de Museless en Bandcamp: