El próximo mes de octubre hará un año de la edición de ‘Beware Of The Humans‘, (Electronic Purifications Records, 2017) último trabajo hasta la fecha del músico y productor Nightcrawler. En su nueva propuesta el autor de trabajos previos como ‘Metropolis‘ seguía apostando por un universo creativo oscuro y futurista, apoyándose en una propuesta que integra igualmente una cuidada apuesta visual, y un hondo mensaje que no evita en este trabajo “el lado oscuro de la humanidad“, invitando para ello a “una reflexión sobre el comportamiento humano y sus consecuencias en el equilibrio del universo“, según indicaba en las notas promocionales del álbum en el momento de su estreno.

Con una cierta gravedad ambiental y sin renunciar al tono épico de antiguas composiciones, ‘Beware Of The Humans‘ exploraba nuevos sonidos y se servía de colaboraciones internacionales de prestigio como la de Jared Kyle (líder de la formación synth pop Dead Astronauts), la del productor de italodisco Vincenzo Salvia o la de la cantante francesa afincada en Estados Unidos Celine. El guitarrista Phullip Johann d’Atri y los productores Cristian Bergangna y Mynationshit completaban la nómina de colaboraciones de un disco que ha sido presentado en festivales como Primavera Sound y que pasará este fin de semana por el Eufònic Fest, en una nueva y espléndida oportunidad para disfrutar de notables pasajes. Más sobre Nigthcrawler en su página web.

Texto: R. IZQUIERDO | Fotografía de DAVID DEL VAL cedida por Nightcrawler para esta entrevista

¿Te importa si empezamos repasando los orígenes del proyecto? ¿Cuándo empezaste con este proyecto y con qué referentes lo hiciste? 

El proyecto empezó en 2011, cuando descubrí el synthwave y toda esta escena. Por aquel entonces éramos cinco contados haciendo esta música. Teníamos en común referentes como John Carpenter, Goblin, Giorgio Moroder o Kavinsky.

En ‘Beware of the humans’ dibujas diferentes universos sonoros con pasajes y paisajes futuristas, tal y como se indicaban en las notas promocionales. En tu obra de hecho se da una crítica social al lado oscuro de la humanidad, lo que no sé si implica que tengas una visión algo apocalíptica de esos paisajes futuristas. ¿En qué te inspiras para crear tu obra?

En este disco lo que me inspiró es todo lo que está pasando en nuestro planeta, hablo de guerras, corrupción, pésimos políticos, etc. Podría decirse que los informativos han sido una de mis fuentes de inspiración.

En el álbum se daba un cierto elemento rupturista respecto a ‘Metropolis’, sobre todo a nivel de producción. ¿Qué te llevó a introducir esos cambios estilísticos? ¿Tiene que ver con lo que escuchas en el momento vital de llevar a cabo tus nuevas creaciones?

La música que escucho a diario cuando trabajo en un álbum también me influye, sí. Siempre estoy pendiente de descubrir nuevos productores o estilos que me puedan inspirar. Pero básicamente el motivo del cambio, es que me gusta aportar algo diferente con cada álbum y probar cosas nuevas. En el synthwave empieza a haber sobresaturación de muchos productores sonando igual, así que procuro ser versátil y moverme entre varios subgéneros del synthwave como el horror synth, space synth, dark synth, o incluso incorporar cosas de dark ambient o trip hop… En esencia, busco imprimir mi marca personal en mis producciones.

No sé si el hecho de que ‘Metrópolis’ se reeditase en vinilo te llevó a volver a él, y de ahí los cambios en tu siguiente trabajo. ¿En qué crees que ha cambiado más tu manera de trabajar?

En realidad, el cambio más grande es que a medida que pasa el tiempo voy cogiendo más perspectiva y eso hace que tenga otros puntos de visión de cómo hacer las cosas y más experiencia a la hora de producir.

Lo que sí se mantienen son las reminiscencias a las bandas sonoras de los 80’s, algo que te habrán preguntado mil veces, así que no insistiré. Sí que quería preguntarte por los referentes sonoros que tuviste al empezar a componer. ¿Algún espejo en el que reflejarse?

Me ha inspirado mucho Mobb Deep, por sus canciones con ese background repleto de pianos y bajos oscuros.  Vengo del hip hop de los 90’s y es una música que me ha inspirado mucho, así como los compositores Giorgio Moroder, Vangelis o John Carpenter, como te decía antes.

Antes de Metrópolis llevaste a cabo una intensa producción, tres Ep’s que sientan las bases. ¿Cómo recuerdas esa fase más autogestionada?

Tengo muy buenos recuerdos de esa época. Era una época en la que todo nuevo para mí. La música synth me cautivó y lo hacía todo sin ningún objetivo concreto, solo me divertía, sin pensar en nada más… Ahora también me divierto, pero tengo muchas más cosas en la cabeza. Cuando empiezas a hacer directos y la gente que te sigue crece, también aumenta la responsabilidad. Eso sí, siempre con diversión. El día que deje de divertirme haciendo música, dejaré de hacerla.

Nightcrawler

Detalle de la cuidada edición gráfica de Strange Shadows

Strange Shadows EP se convirtió casi en una pieza casi de coleccionista por sus características físicas (imitiaba un disco de sierra). ¿Cómo surgió aquella idea?

Pues cuando trabajaba el diseño de la galleta del CD pensé que al ser redonda quedaría bien una sierra de metal con forma circular, ¡era perfecto! Pero el capo del sello One Way Static dobló la apuesta proponiendo hacerlo en un vinilo de 7 pulgadas y hacer la forma del vinilo en sierra troquelada, con lo que quedo mucho más real y espectacular!

Ahora que hablas de One Way Static… has llevado a cabo varias colaboraciones internacionales, como con Jared Kyle, líder de la banda Dead Astronauts. Más allá de la difusión extra que te da a nivel internacional, ¿qué es lo que buscas en este tipo de colaboraciones? ¿ Y qué te aportó esta en concreto?

Lo que más me gusta de las colaboraciones es llegar a conocer gente a la que admiro por su trabajo y conseguir trabajar con ella, sobre todo con cantantes, ya que de esa manera puedo hacer canciones con vocales y completar mis producciones. Con Jared Kyle lo pasamos genial haciendo Hypnosis, y me aportó mucho en la canción ya que como la voz no entra hasta el minuto 3 hemos conseguido en ese tema tener un factor sorpresa, en lo que se refiere a la estructura de la canción.

No sé si tendré razón, pero pienso que la difusión internacional se amplió gracias a la edición de Electronic Purifications Records. ¿Cómo se produjo el encuentro?

Pues fue un verano hace dos años creo. Me contactaron porque estaban interesados en reeditar mi primer álbum Metropolis y a partir de ahí salió.

El componente gráfico y visual es otro de los puntos importantes de tu obra, algo que puede apreciarse en las portadas de tus trabajos, como la del EP Road Blaster. ¿Tuviste alguna referencia concreta a la hora de darle esa importancia a las portadas?

Un referente claro son los carteles de películas de cine y de anuncios de los 80s.

Este fin de semana podremos verte en el Eufònic. Respecto a tu obra discográfica, ¿hay muchas novedades en el live? ¿Cómo te gusta estructurar los directos?

En cada Live incorporo algo nuevo. De hecho, en el repertorio hay algún tema que nunca ha sido publicado, y que solo se puede escuchar por ahora en directo. En el Live repaso mi antología discográfica y EPs inéditos de Remixes.

Y ya para acabar, una pequeña valoración sobre los diferentes remixes que aparecieron durante este año.

Pues estoy muy contento con el resultado de mi rework del tema de “Metropolis” porque le he dado otro enfoque completamente diferente a nivel estilístico. El remix de “There is a Place” para los Empty files porque me he divertido mucho mezclando sus voces, y para acabar también destacaría el de “Laser Thunder” para XEROX BIOPUNK que es un artista que he descubierto hace poco y, encima, ¡es de mi ciudad! Nos conocíamos de vista desde hace años pero no ha sido hasta ahora que nos hemos encontrado dentro de la escena synth y hemos conectado mucho a nivel personal y musicalmente.

Nightcrawler estará este fin de semana en el Eufònic Fest (Pavelló Firal, 00:45). Más información sobre el Eufònic y programación completa aquí.

Puedes escuchar Beware Of The Humans de Nightcrawler en Bandcamp: