Wild Animals están a punto de iniciar la gira estadounidense de presentación de su último trabajo hasta la fecha, un “The Hoax” (Varios Sellos, 2018) con el que alargan las dulces sensaciones que dejaron con su trabajo anterior, aquel  “Basements: Music To Fight Hypcrisy(Varios Sellos, 2016) que les llevó a su primera gira internacional, y que presentado en formato de coedición entre sellos como La Agonía de Vivir, Pifia Records, BCore y varios sellos internacionales. A esa fórmula vuelven ahora con su nueva entrega, ya que repiten los mismos sellos estatales y otros internacionales que ya participaron en la edición anterior como Epidemic Records, Inhumano Records y Watersilde Records, incluyéndose a su vez la participación del sello estadounidense Lauren Records.

Todos ellos unen esfuerza para la edición de una cuidada edición en vinilo que recoge un puñado de historias personales con las que se confirman y amplían las sensaciones que dejó ya su anterior trabajo, consolidando una salud creativa de hierro que seguirán presentado por todo el mundo, iniciando la tanda de presentaciones en Estados Unidos con un completo tour que alcanza las 13 fechas y ciudades en apenas dos semanas. Melodías pegadizas, letras comprometidas y reflexiones sobre la vida cotidiana para un trabajo que mantiene el encanto mostrado ya en su anterior propuesta y que plasma el rodaje de la banda en estos dos años largos de periplo recorrido.

Escrito a seis manos y con producción de Santi García y Borja Pérez, The Hoax recoge como la carta abierta anunciada en la conclusiva ‘A fitting way to say goodbye‘ historias personales, en parte autobiográficas, sacadas de su paso por países como Japón o Estados Unidos y coronadas con el notable trabajo gráfico de Manu Griñón en el art-work. El resultado, a la altura de las elevadas expectativas.

La extensa gira de Wild Animals en Estados Unidos, a punto

Texto: R. IZQUIERDO | Imagen promocional de SARA CONRADO cedida por BCORE

‘The Hoax’, llega tras la buenísima acogida de vuestro trabajo anterior, aquel ‘Basements: Music To Fight Hypocrisy’ que lanzasteis hace ahora un par de años, y que daba continudiad a aquellas ‘Firs Songs’ que presentasteis como primer EP en 2015. Teniendo en cuenta que no habéis parado de girar los plazos han sido relativamente cortos, lo que imagino que no deja de ser un reflejo del momento por el que pasáis como banda.

Sí, entre la edición de “Basements…” y “The Hoax” pasaron unos dos años, tiempo que da para bastante (risas). Eso queda reflejado en el disco ya que por ejemplo en las letras mencionamos cosas de las giras (Japón, por ejemplo) y gente que conocimos en ese periodo de tiempo.

En una entrevista en la Mondosonoro comentabais que seguramente el hecho de haber enlazado disco – gira y nuevo disco insufló mucha energía al disco, pudisteis aprovechar las sinergias creativas de un ciclo muy intenso en estos nuevos temas. ¿Cómo fue ese período en el que defendíais en directo los temas anteriores mientras empezaban a aflorar ideas para el nuevo disco?

Ahí nos referíamos al anterior disco, ya que cuando entramos a grabarlo todos los temas los habíamos tocado en directo y además llegamos al estudio pocos días después de una gira, así que lo que queríamos decir es que creemos que esa energía del directo se transmitió en la grabación también, aunque esto no quiera decir que pensemos que el nuevo no tiene energía, claro. La grabación de The Hoax fue muy distinta en ese sentido, ya que habíamos tocado en directo cuatro temas como mucho. Ese periodo al que te refieres, bueno, había ganas de tocar temas nuevos pero aun nos gustaba tocar los antiguos y aparte o no estaban los nuevos 100% terminados o no sabíamos donde encajarlos en el setlist. El disco nuevo casi se compuso entero en el local los meses antes de la grabación, sin pasar por los escenarios.

Ahora que comentabas los cambios, ¿han afectado al proceso creativo del disco? Tenéis una manera de componer muy participativa entre los tres.

El proceso creativo no fue tan diferente al del disco anterior, aunque tal vez se haya dado un poco más cuidado las composiciones. La verdad es que entre conciertos nuestros y con nuestros otros proyectos nos encontramos un par de meses antes de la grabación con mitad del disco más o menos por componer. Esos últimos meses fueron importantes y nos pusimos las pilas bastante. Al final cuando llegamos a la grabación solo quedaban dos letras por hacer y algún arreglo en el aire así que ni tan mal. Sí, componemos de una forma muy participativa, normalmente Jamie trae la estructura básica de acordes y melodía y sobre eso vamos trabajando y aportando ideas hasta que estamos todxs de acuerdo con el tema. Las letras nos solemos juntar los tres en una casa con la acústica para escribirlas, nos ponemos de acuerdo sobre lo que queremos hablar y a veces salen rápido y a veces hay que pelearlas. Muy de vez en cuando alguno de nosotros escribe la letra entera solo.

Siguiendo un poco con eso, y respecto a vuestros orígenes en Wild Animals, ¿en que creéis que habéis crecido más individualmente como compositores, y en qué ha influido en esa manera de trabajar más participativa?

Mmm… difícil de contestar (risas). Creo que todxs nos hemos vuelto más exigentes con las composiciones y cosas que al principio de formar la banda se hubieran quedado tal cual ahora las trabajamos hasta que estamos conformes. Nos gusta retarnos y probar algunas cosas nuevas dentro de los temas, aparte nos flipa hacer guiños a otros temas y esas chorradas. Pese a que nos gustan cosas diferentes tenemos muchos puntos en común, seguramente eso nos ayude a complementarnos a la hora de componer.

Con ‘Basements: Music To Fight Hypocrisy’ llegastéis a mucha gente, no sé si tuvisteis la sensación de ganar público a medida que pasaban los meses. ¿Qué expectativas teníais antes de la salida de vuestro anterior álbum y cuáles os marcáis ahora?

Cuando sacamos “Basements…” no llevábamos mucho tiempo tocando como banda, así que queríamos sacar un disco redondo que capturara un poco lo que habíamos vivido hasta entonces tocando por ahí a la vez que llegar a más gente. Supongo que con el nuevo la intención es parecida, seguir creciendo como banda, tocando en sitios nuevos para nosotrxs y a nivel musical intentar pulir lo que menos nos convencía de nuestras grabaciones anteriores y dar un paso adelante. Sí que es verdad que con esta nueva grabación había cierta “presión” por las expectativas que se hubieran podido crear con el grupo, y también pensamos que lo iba a escuchar más gente seguramente.

Ese espectro de posible nuevo público se refuerza sobre todo con el circuito de directo, uno de vuestros grandes puntos fuertes. ¿Qué rol juega ahí la coedición?

La coedición hasta ahora nos ha ido muy bien y nos parece una forma de llegar a más gente de forma honesta y gracias a ello hemos conocido a gente que nos han sacado el disco a quienes les consideramos ya amigos. Hay varios sellos de fuera con los que hemos repetido en la edición del disco nuevo como es el caso de Epidemic, Inhumano o Waterslide Records, lo cual ya significa algo. Algunos de estos sellos nos han montado giras en sus países (como Lauren Records en Estados  Unidos o Waterslide en Japón), a la vez que los demás nos ayudan a llegar a más gente en Europa y eso se nota en los conciertos que damos fuera de la península también.

En breve tendréis nueva gira internacional, aunque venís de unos días intensos también por aquí, como vuestro paso por Vidreres. Estáis muy apegados a la escena DIY, ¿qué criterios seguís a la hora de planificar una gira internacional?

En los cuatro años y pico que llevamos tocando hemos hecho amistades y contactos con un buen puñado de gente que facilita las cosas a la hora de montar una gira internacional, todo dentro de la escena DIY como dices. A veces vamos un poco a ciegas como fue el caso de Japón el año pasado pero confiamos en Kazu (de Waterslide Recs) y todo salió de lujo. Si hay algo que de entrada nos huele raro o no va con nosotros intentamos evitarlo.

¿Y a nivel estatal? No sé si el hecho de ampliarse la difusión que pueda hacerse desde los sellos hace que el volumen de propuestas a tocar en nuevos espacios haya crecido.

A nivel nacional los sellos participantes han sido básicamente los mismos así que creo que las propuestas han crecido más bien por llevar más tiempo tocando y ya vas llegando a más gente y el nombre va sonando más. No nos suelen llamar de sitios fuera del circuito DIY a decir verdad, nos ha pasado en pocas ocasiones.

Uno de los nuevos temas, ‘Lost in Translation’, habla de vuestro paso por China y Japón. ¿Cómo es el día a día de una banda autogestionada en plena gira internacional, a nivel logístico y personal?

A nivel logístico puede ser estresante, ya que te tienes que encargar de todo tú, pero por suerte en Europa la peña suele ser muy amable y en Japón flipamos en ese sentido también. Eso ya facilita las cosas y por suerte Paula y Fon tienen bastante experiencia montando giras y se les da bien. Yo (Jamie) ahí poco hago la verdad (risas). A nivel personal creo que para todxs es muy gratificante por las buenas experiencias que te llevas, la gente que conoces y ya el simple hecho de poder tocar tus temas para gente que viven muy lejos de ti y no te conocen de nada… Y cuando te conocen y se cantan los temas imagínate el subidón. A veces por distancias y tal se duerme poco pero suele merecer la pena. Pegarse la fiesta el primer día de gira no es buena opción porque ya empiezas la gira torcido (risas). Por suerte en estas últimas giras  los sellos se han encargado de buena parte de la logística pre-gira y eso nos ha facilitado mucho las vidas.

Cartel de la gira nipona de Wild Animals

No sé si os da tiempo a visitar tiendas de discos cuando giráis por otros países. ¿Intercambiáis vinilos con bandas locales? ¿Cómo de cargadas vienen las bolsas tras una ruta en caravana?

Pues curiosamente, aunque no siempre vemos lo que nos gustaría de los sitios donde tocamos por tiempo, no sé cómo nos lo apañamos pero solemos acabar en tiendas de discos (risas). En Japón teníamos a Kazu amargado porque siempre nos quedaba alguna que queríamos visitar y fue la hostia encontrarnos ahí con discos de bandas de aquí. Recuerdo una tienda en Nottingham (UK) que nos llevó Phil, el que nos montaba el concierto, que nos quedamos locxs porque en un espacio pequeño tenía una cantidad de discos increíble pero sin orden ninguno, todo apilado en el suelo, era una locura jaja. La verdad es que nos solemos traer algunos discos, sí. Creo que Fon tiene el récord con lo que se trajo de Japón, pero espera que aún no hemos pisado el Amoeba (risas). Lo de intercambiarse discos, bueno depende de las buenas migas que hagamos con los grupos locales pero si hay buen rollo alguno intercambiamos.

Encarar giras largas es casi un acto de celebración, pero también casi de ingeniería social, al tener que combinarlo con los trabajos y demás. A veces, cuando viene un grupo de gira y tocan un martes a las 22:00 acabo pendiente del último metro, pero no pienso en que la banda ha tenido que hacer más sacrificios en su encuadre de horarios. ¿Qué es lo que os hace mantener la motivación como banda y como músicos según cumplís años y crecen las obligaciones?

Pues supongo que siempre quedan sitios por descubrir y hay sitios que siempre motiva volver. De gira por ahí nos lo pasamos muy bien y de hecho buena parte de nuestras “vacaciones” lo empleamos en eso por lo mismo. Sobre todo Paula, ya que Fon trabaja para él mismo y Jamie al ser profesor tiene vacaciones más largas. Cuando formamos el grupo teníamos claro que la filosofía fuera tocar mucho y salir de la península a ver que se cocía por ahí jaja. A nivel musical un poco lo mismo, cuando acabamos un disco estamos muy contentxs con el resultado pero al tiempo queremos hacer más canciones y pensamos que podemos superar el anterior, y tocar esos temas en directo siempre es gratificante.

Uno de mis temas favoritos del álbum es ‘Science-fiction’. Me pilláis en una época que me he borrado de las redes por enésima vez. ¿Cómo se lleva la exposición de un grupo en redes a día de hoy? ¿Es un peaje obligado, lo hacéis con gusto…?

Creo que hay muy pocos grupos actualmente que no tienen Facebook, Instagram etc, que lo utilicen más o menos es otra cosa, simplemente para que la peña se entere de conciertos por ejemplo es útil. No somos los más fans de usar las redes para el grupo y no sentimos la necesidad de publicar algo todos los días ni de subir infinidad de stories cada vez que salimos a tocar pero bueno, sí que es la forma más fácil de que la gente que tenga interés en la banda se entere de lo que ocurre. En esta canción queríamos hacer una reflexión sobre el tema ya que a nosotros también nos incluye y a veces es algo que incluso nos estresa. Ahora parece que si estás fuera de las redes no existes, la gente ni se acuerda de avisarte para los planes y, por otro lado, da miedo el control que hacen de la sociedad. Está claro que si te interesa más tu número de seguidores en Instagram, Facebook, Twitter etc más que la calidad de tu último disco o los conciertos que tienes por delante… mal.

El componente emocional se deja sentir en varias canciones. De la queja contra el aislamiento social del tema anterior a por ejemplo ‘Interrumped Girl’, en el que  Paula gana protagonismo a nivel vocal. Antes hablábamos del proceso creativo, pero me gustaría preguntaros, más allá del aporte en la estructura de los temas, sobre el debate interno que podáis tener a la hora de decidir sobre qué temas hablar.

Cada uno propone lo que le interesa o que vea adecuado para el tema, tanto como si tiene componente socio-político como si es una letra con enfoque más personal, lo discutimos y empezamos a darle forma entre los 3. Siempre nos resulta bastante fácil y gratificante hablar de experiencias que hemos vivido por ahí así como en el último disco están “Lost in Translation” o “All My Friends are Far Away”. Luego hay canciones como “Connection”, “Interrupted Girl” o “Everybody Loves You..” que tocan temas más socio-políticos y ahí cada uno propusimos hablar de esos temas en algún momento. Cuando nos quedamos sin ideas y sin tiempo nos sale una letra como la de “Pocketful of Fears” más esotérica digamos pero que también mola de vez en cuando jeje.

Estos días me he leído ‘Vives en las cintas que hay en mi’, en el que se hacen varias alusiones a tiendas de discos, recopilatorios en casete y demás de la década de los 90, sonido con el que se os ha identificado en más de una ocasión. ¿Sentís que vuestra música ha llegado en la década indicada? ¿Cómo veis el panorama musical a día de hoy, ya sea el más afín al vuestro o el general?

Creo que de un tiempo para acá hubo un 90s revival, que no sé si ya acabó con lo cual estaríamos totalmente fuera de todo, estas cosas van muy rápidas (risas). El sonido de los 90 es probablemente el que más nos haya influido a todxs y cuando hablamos de formar un grupo probablemente todas las referencias eran de esa década más alguna de los 80. En cuanto si ha llegado en el momento correcto pues no sé, sinceramente creo que si nos hubiéramos formado 10 años antes hubiéramos sonado parecido y quizás 10 años más tarde también jaja, supongo que son los grupos que más nos han calado a la hora de hacer música. A día de hoy hay grupos buenísimos y también mucho refrito, lo cual es normal supongo.

El hecho de poder grabar relativamente aislados en una masia, ¿se deja sentir en el disco?

Los primeros días que estuvimos en Cal Pau grabando las baterías estuvimos muy centrados a la vez que lo pasamos de lujo. Ayudó en que las baterías salieran bien y al pasar tantas horas juntos pudimos concretar algunas ideas con Santi acerca de las canciones y el enfoque que íbamos a darles. Luego ya en Ultramarinos seguimos al mismo ritmo ya que tampoco solemos tener muchos días de grabación así que hay que aprovechar el tiempo, sin agobiarse claro. Santi suele sugerirnos pequeñas cosas de estructura y sobre todo participa mucho en el apartado vocal, ayudándonos con coros etc, pero solemos llevar los temas bastante claros y cerrados a las grabaciones. Es un lujo grabar con él y con Borja la verdad ya que aparte de ser muy pro son buenos amigos.

Quería acabar aludiendo a la línea visual del disco, diseñada por Manu Griñón. El elemento visual juega un rol importante en vuestras grabaciones. ¿Partís de una idea en concreto o le dais a Manu libertad total?

Sí, consideramos a Manu de alguna manera como otro miembro de la banda ya que nos ha hecho el diseño de todo lo que hemos sacado hasta ahora y ha ayudado a crear personalidad e identidad tanto como nosotros. Solemos darle libertad total y cuando nos va enseñando cosas le decimos por dónde nos gustaría que tirase. Paula suele tener más contacto con él en ese sentido cuando está diseñando para un disco nuevo ya que ella sabe expresar mejor que nosotros lo que queremos en lo visual. ¡Manu es un jefe!

Y ahora sí, la última de las últimas. ‘A fitting way to say goodbye’ es una de mis canciones favoritas de lo que llevamos de año. ¿Qué podéis contarme de ella?

Pues me alegro mucho de que la nombres ya que a nosotrxs tres nos gusta mucho pero no suele destacar demasiado en los comentarios de la gente (risas). Queríamos una canción que diera cierta sensación de finalidad al disco y más final que la muerte no creo que haya nada. A Fon si no me equivoco le salió la idea de que cuando alguien muere por qué tiene que ser algo tan solemne cuando a lo mejor a la persona en cuestión ese tipo de “celebración” tipo funeral no va con su ideología o forma de ser. A lo mejor al morir esa persona hubiera preferido que le recordasen de una forma más alegre, o con un concierto entre amigxs como decimos en la canción. Musicalmente es uno de nuestros temas favoritos también, y cuando Jamie dio con el guiño a “All my friends” para cerrar el disco nos encantó a todos.

Escucha The Hoax, lo nuevo de Wild Animals, en Bandcamp: